lunes, 4 de julio de 2022

LA SOMBRA DEL BUITRE. EL HOWARD HISTÓRICO QUE PRESENTÓ A RED SONJA

LA SOMBRA DEL BUITRE de Robert E. Howard - 1934 - ("The Shadow of the Vulture")

Red Sonja, asociada siempre a Conan, es uno de los personajes creados por Robert E. Howard que más cambiaron en su paso de los relatos pulp al cómic. De hecho, la Red Sonja del cuento que hoy comento no se parece en absolutamente nada a la que tuvimos en las viñetas, por lo menos en su concepción.

"La sombra del buitre", publicado en la revista "The Magic Carpet", dedicada al mencionado pulp, en enero de 1934, es uno de los relatos "realistas" del autor: no hay magia ni poderes extraños, y se ambienta en un escenario histórico; el del Sitio de Viena de 1529.

Robert E. Howard se basa en el hecho real para narrarlo, apoyándose en lo que verdaderamente ocurrió, y contar la "intrahistoria" de varios de sus protagonistas, algunos reales y otros ficticios.

En el referido Sitio de Viena el sultán Solimán el Magnífico, líder del Imperio Otomano, intentó tomar la ciudad, lo cual, de haberlo conseguido, le habría abierto una gran puerta a Europa y a sus demás reinos cristianos. No lo logró porque, aunque su ejército era superior al de los defensores (compuesto por los habitantes del lugar y por tropas extranjeras como mercenarios alemanas y arcabuceros españoles), las condiciones climáticas fueron terribles (lluvia, inundaciones, nieve y un frío atroz) y el sultán se vio obligado a retirarse humillado tras montones de desastrosos intentos de cruzar sus murallas impenetrables.

Red Sonja (Sonia la Roja de Rogatino) es una guerrera del bando de los vieneses que es experta en armas de todo tipo y que es valiente, brutal, sarcástica e incansable. Es un prototipo de personaje muy diferente al que se daba a menudo en el pulp y en la propia obra de Howard, dominada por este tipo de caracteres fuertes e independientes pero casi siempre en versión masculina.

El otro protagonista del relato es Gottfried von Kalmbach, un caballero germano de la Orden de San Juan caótico y borracho que sirve de cierto contrapunto cómico de Sonja y que establece una relación con ella bastante interesante y divertida (sin que por ello deje de ser también un gran luchador). 

El antagonista principal es el propio sultán Suleimán el Magnífico, que es convertido en un villano con ciertos tópicos pero muy bien desarrollado y prisionero de la inmensa soberbia que este tipo de líderes divinos de pueblos enteros solían tener en estos tiempos.

"La sombra del buitre" me parece uno de los mejores relatos de Robert E. Howard: su estilo nervudo y descriptivo, lleno de potencia, está aquí más pulido que nunca. La representación histórica es riquísima, los desarrollos de las batallas son esplendorosos, las escenas de acción imaginativas y frenéticas, los diálogos fantásticos y chispeantes y el cierto humor de los protagonistas es el justo y adecuado.

Tenemos, por supuesto, aventuras por un tubo, además de las batallas, y conspiraciones palaciegas, y persecuciones, y secundarios con carisma y un desenlace que es un ejemplo de cómo elaborar una excelente escena de patetismo y de soberbia humillada.

Red Sonja fue tomada en 1973 por Roy Thomas y por Barry Windsor-Smith y transformada de forma radical para ser convertida en una bárbara en bikini que, como la especie de contrapartida de Conan que ya conocemos, protagonizaría con él o en solitario muchísimos cómics míticos.

Pero la real, la original, fue la de "La sombra del buitre", un cuento histórico magnífico de un Robert E. Howard menos conocido que no puedo dejar de recomendar porque creo que es, como he dicho, una de sus mejores obras cortas y merece una revalorización.

viernes, 1 de julio de 2022

LIGHTYEAR. UN FANTÁSTICO SOPLO DE AIRE FRESCO EN EL ÚLTIMO PIXAR

LIGHTYEAR de Angus MacLane - 2022 - ("Lightyear")

"Lightyear" me ha parecido una de las mejores películas de Pixar de toda su última hornada. ¿Por qué? Esencialmente, porque está muy bien hecha y porque tiene muchos aciertos, pero, sobre todo, porque por fin la compañía ha aparcado un poco (aunque sea un poco) el dichoso tema del elogio de la familia biológica. 

Sí, llevo tiempo quejándome de esto en Pixar, pero es que creo que se repiten, y se repiten, y se repiten, y una excepción a la última regla como ésta ha sido un soplo de aire fresco total a nivel argumental.

"Lightyear" es una película de ciencia ficción de los años noventa. De hecho, está planteada como tal desde su inicio (no es un "spoiler": lo primero que van a ver, antes de que comience, es que se trata de esto). El homenaje a "Toy Story" está ahí, desde luego, pero no es tan importante ni tan decisivo como se espera en un principio.

Estamos ante un filme de aventuras en el espacio y en mundos ignotos que juega bien sus bazas en todo momento y que sabe explotar los tópicos de su género en sus vertientes más comerciales e incluso pulp (algunos toques los tiene). 

También, estamos ante un filme que tiene algunos momentos inolvidables que nos llevan al mejor Pixar, al de películas como "Wall-E" o "Up", para mí las cumbres de esta compañía de animación. Su primera parte es una maravilla llena de dolor y desolación que no esperaba en una obra de estas características: una síntesis perfecta de la frustración y de la lucha inútil contra ésta sintetizada en una metáfora descorazonadora.

El resto es acción, peripecias, diversión, los toques de humor de siempre (con los guiños adultos esperables) y un mensaje positivo contra la soberbia y el individualismo y a favor de la colaboración y de la amistad.

Los personajes son carismáticos y divertidos, tienen dramas coherentes y fácilmente reconocibles por su carácter universal y el villano de la función, de quién no voy a decir nada, me parece todo un acierto que hunde sus raíces en la mejor tradición de la ciencia ficción especulativa.

"Lightyear" me parece una película animada (por supuesto esta animación es como siempre impecable) muy destacada y que hará las delicias de todo tipo de público. Muy recomendable (y ahora mismo está en las salas de cine).

jueves, 30 de junio de 2022

TIEMPOS MODERNOS. LA OBRA MAESTRA DE CHAPLIN SOBRE LA ALIENACIÓN LABORAL

TIEMPOS MODERNOS de Charles Chaplin - 1936 - ("Modern Times")

"Tiempos modernos" es, desde mi punta de vista, el primero de los largometrajes de Charles Chaplin que es total y plenamente social. En los otros estaba presente la crítica, ojo, no digo lo contrario, pero hasta este momento en la filmografía del cómico y director no había sido el asunto central en todo momento o él no había retratado su época contemporánea de forma frontal, como volvería a hacer luego en la posterior y también mítica "El Gran Dictador". 

"Tiempos modernos" es uno de los retratos más desoladores, a pesar de ser cómico en su mayor parte, de la Gran Depresión. Estrenada en 1936, en la segunda mitad de esta terrible década de crisis económica profunda, el filme presenta el modelo habitual de tantas historias de Chaplin: su vagabundo de siempre trata de abrirse camino en el mundo y en el amor y vive mil desventuras. Pero ahora, las tintas están cargadas contra el sistema capitalista de su momento como nunca antes lo habían estado. 

Depresión y trabajo mecanizado es una mala combinación, y el protagonista sufre en sus carnes lo que es esto en geniales escenas con máquinas que le deshumanizan hasta el grado de crearle un ataque de nervios. 

Su labor es repetitiva y aburrida hasta lo alienante, pero a la vez es estresante hasta lo enfermizo, y hay muy poco trabajo y él y todos su compañeros tienen que cargar con todo lo que les echen. 

Escenas como la de la máquina de comer y trabajar a la vez resultan tan espeluznantes como desternillantes, y la imaginería del gag de Chaplin está mejor que nunca. Por no hablar del brutal comienzo, en el que se compara a los obreros que van a trabajar a las fábricas con un rebaño de ovejas. Todo mientras el jefe se dedica a leer el periódico y a hacer puzzles. 

Charles Chaplin no se limita a esto: retrata también la explotación en la hostelería, uno de los sectores más demenciales y delirantes, donde ha de ser camarero y encima cantar y bailar en el mismo local para clientes idiotas y jefes abusivos. 

No se corta tampoco un pelo a la hora de describir el mundo de los parados, de los desempleados que tienen familias a su cargo y que viven en la pobreza y en un pozo sin fondo. 

Hace, además, una crítica brutal al hecho de que muchas personas, debido a esto, se ven obligadas a delinquir, y a cómo las clases acomodadas tratan a estas personas con clasismo y con odio (denunciándolas con saña por robar una simple barra de pan para comer) y cómo las fuerzas del estado se dedican a reprimirlas llevándolas a prisión o atacándolas en las manifestaciones. El sustrato es cómico, pero el fondo es terrible. 

"Tiempos modernos", que fue una película en la que se mezclaba el cine mudo con el sonoro (y la primera en la que se escuchó la voz de Chaplin, que cantaba en un número divertidísimo), es un clásico imprescindible del cine cómico y de crítica social y una de las más grandes creaciones de este inimitable maestro. Por cierto, Paulette Goddard estaba soberbia y ponía los pelos de punta. Grandísima actriz y grandísima actuación.

martes, 28 de junio de 2022

SI TE GUSTA LO QUE ESCRIBO AQUÍ, TAMBIÉN PUEDES SEGUIRME EN TWITTER

Para quienes me seguís por aquí, os informo de que también tengo Twitter :)

Y lleva mi nombre: José Torres Criado.

Allí hablo todos los días de las cosas que me gustan. 

https://twitter.com/torres_criado

Me podéis seguir si os gusta lo que escribo.

¡Feliz semana! :)

lunes, 27 de junio de 2022

EL INSOPORTABLE PESO DE UN TALENTO DESCOMUNAL. CAGE HACIENDO DE CAGE

EL INSOPORTABLE PESO DE UN TALENTO DESCOMUNAL de Tom Gormican - 2022 - ("The Unbearable Weight of Massive Talent")

Se está comparando mucho últimamente a Nicolas Cage con un Chuck Norris o con un Steven Seagal, y creo que son casos radicalmente diferentes (aunque el primero de ellos lleve más de una década haciendo películas de mediocres a lamentables y echando fichitas para ser un personajillo esperpéntico).

Nicolas Cage es un gran actor. Pero uno de los grandes, además. Ha trabajado con directores eternos, ha hecho papeles inolvidables y ha estado en la cima tanto comercial como más independiente (en su buen momento, hacía todo tipo de producciones).

Desde "Cara a cara" a "La roca" pasando por "Hechizo de Luna", "Corazón salvaje", "Leaving Las Vegas" o "El Señor de la Guerra", Cage ha demostrado una flexibilidad magistral y unas capacidades inmensas, casi interminables. 

Ha sido su estilo de vida extravagante y caro, sus pamplinas y malas decisiones, lo que ha condicionado que se haya pasado más de diez años de total capa caída y haciendo papeles menores o que, directamente, se haya convertido, como he dicho, en esa especie de Chuck Norris que es ahora (aunque poco a poco lo cierto es que está volviendo a hacer películas mejores).

"El insoportable peso de un talento descomunal" es una cinta para su lucimiento y para el total cachondeo de su nuevo personaje. Él mismo se lo guisa y él mismo se lo come, y lo cierto es que es digna de elogiar su capacidad para reírse de sí mismo e interpretarse a sí mismo en un momento de bajona total.

Esta película es una chorrada de humor tontaco consciente donde vamos a reírnos de un Nicolas Cage que se autoparodia y que está pasando por un mal momento económico y artístico. Por supuesto, se va a meter en un lío descacharrante.

El humor de "El insoportable peso de un talento descomunal" es humor tonto. Lo digo desde ya. Hay alguna chispa de irónico patetismo y un cuadro de la fama que tiene su miga, pero creo que todo podría haberse explotado mucho mejor: daba para un retrato del lado oscuro de Hollywood mordaz y brutal y se queda en una chorrada simpática y efectiva pero poco más.

Nicolas Cage está inmenso como él mismo y Pedro Pascal también como su acompañante. El resto del reparto cumple y la trama es una majadería con gracia y totalmente falta de prejuicios: gustará si se sabe lo que se va a ver. Sí tengo que decir que empieza mucho mejor de lo que termina y que la última media hora se resiente en el ritmo.

"El insoportable peso de un talento descomunal" es el "JCVD" de Nicolas Cage. Nada más. Si eres fan del actor, te gustará. Si no lo eres, no te lo pasarás mal. Si buscas ese retrato crudo y brutal de la fama caída en desgracia del Hollywood de nuestros días, encontrarás una primera media hora que promete un caramelo que luego se te quita de la boca en pos de un desmadre del absurdo (que no está mal, pero da pena que no vaya más allá al final). 

domingo, 26 de junio de 2022

JURASSIC WORLD: DOMINION. SIGUE EL DESTROZO DE LA SAGA A GOLPE DE IDIOTEZ

JURASSIC WORLD: DOMINION de Colin Trevorrow - 2022 - ("Jurassic World: Dominion")

Como decía ayer, en la crítica de la anterior película de esta saga, no tengo problema con que las sagas, valga la redundancia, se alarguen. Entiendo que estamos en un mundo comercial. Con lo que sí tengo problema es con que se alarguen... Mal.

"Jurassic World: El reino caído" me pareció un despropósito mayúsculo y la peor entrega de toda esta franquicia junto con la que hoy comentamos, "Jurassic World: Dominion". Me parecen ambas incluso más horribles que "Parque Jurásico III", ya que, además de ser malas con avaricia, para colmo se cargan la esencia de la saga.

"Parque Jurásico" era una película de terror. Spielberg exploraba en ella temas interesantes presentes en la novela (los habituales de la saga, que no hace falta que repitamos) y lo hacía con una trama de ciencia ficción realista. Los dinosaurios se comportaban como animales, no como monstruos a lo "Godzilla", y los seres humanos debían escapar de ellos (y matar o simplemente encerrar a uno era una aventura atroz que podía acabar con sus muertes en un mínimo descuido).

"El mundo perdido" siguió esta estela, aunque empezó a colocar más acción ya, y lo mismo la mencionada "Parque Jurásico III" y la primera "Jurassic World" (aunque aquí ya empezaron las columpiadas, el conjunto se mantenía digno y no demasiado absurdo).

Sin embargo, en las dos últimas películas hasta ahora de la saga ya todo se ha desmadrado. Tanto, que son directamente ya unas "Die Hard" con dinosaurios. 

"Jurassic World: Dominion" tiene que jugar ya con los destrozos argumentales de su antecesora, y lo hace además con todo el gusto del mundo. Los humanos conviven con los dinosaurios en el día a día y los protagonistas, tengan la edad que tengan y vengan de donde vengan, no son humanos corrientes: son héroes del cine de acción.

Aquí todo el mundo se salta las leyes de la física, todo el mundo cruza de un edificio a otro en segundos, todo el mundo maneja armas y pilota toda clase de vehículos y todo el mundo se cuela en laboratorios y bases de alta seguridad que están más desprotegidas que una fiesta rave.

Colin Trevorrow vuelve a la saga y el show pirotécnico del absurdo es ya de risa. Vamos a ver toda clase de mamarrachadas de vergüenza ajena: desde dinosaurios de olimpiadas por las calles de Malta hasta motos volando y humanos que usan aparatos eléctricos mojados y calados hasta los huesos pasando por humanos que no se hielan tras nadar en un lado helado o alguien que tira un palo ardiendo a la boca de un dinosaurio y le sale bien la jugada.

Todo es exceso estúpido e injustificado. Blockbuster del malo no: del peor. Porque el primer "Parque Jurásico" era un blockbuster ya, sólo que hay muchas maneras de hacer este tipo de producción.

La trama es una imbecilidad con lagunas tan inmensas que dejan bien claro desde el primer momento que aquí ya todo da absolutamente igual. Hay algunas ideas interesantes y el resto es auténtica basura acompañada de diálogos terribles, humor infantil y situaciones de juego de rol malo.

Ni siquiera los toques nostálgicos como la recuperación de los tres protagonistas principales de la trilogía anterior o del villano de la primera parte ayudan a levantar un poco una película chusca, cutre, que se mea ya con todo el descaro en la esencia de todo lo bueno que tuvo esta vilipendiada y devaluada saga.

"Jurassic World: Dominion" es un truño como la Isla Nublar. Es la penita hecha cine para sacar cuatro cuartos pasando la gorra de la vieja gloria. Espero de verdad que todo se quede aquí: una séptima entrega, por lo menos en estos términos (que me da que son los que repetirían) sería ya una burla. "Parque Jurásico" ha dado todo lo que tenía que dar, y lo dio en 1993. Fin, por favor.

sábado, 25 de junio de 2022

JURASSIC WORLD: EL REINO CAÍDO. Y LA SAGA SE HIZO UN DIE HARD CON DINOSAURIOS

JURASSIC WORLD: EL REINO CAÍDO de Juan Antonio Bayona - 2018 - ("Jurassic World: Fallen Kingdom")

No tengo problema en que las sagas se alarguen. No me importa, en serio. No soy un "hater", y tampoco me importa que un producto sea ultracomercial si está bien hecho. Pero lo que han hecho con la de "Parque Jurásico" en sus dos últimas entregas es de traca. 

"Jurassic World: El Reino Caído" no es que simplemente sea una película mala y ridícula: es que además se carga todo el espíritu de la franquicia. 

Imaginación cero: metemos otro dinosaurio genético cutre mezclando al velociraptor y al tiranosaurio y listo, ya tenemos excusa. Luego, nos cepillamos la Isla Nublar entera con un volcán también cutre y nos ponemos a venderles dinosaurios a mafiosos y a políticos malos para que los usen como armas biológicas. ¿Suena mal? Pues es peor. 

Centramos toda la acción en una mansión donde los protagonistas, cuatro "mataos" sin formación militar o física más allá de la básica (si eso), se hacen los amos y señores mientras mercenarios super preparados mueren como moscas presas de extraños ataques de idiotez. 

Ah, también hay una niña que se pasa a los dinosaurios y a las leyes de la física por el forro y un malo muy malo que tiene a productos biológicos ultrapeligrosos encerrados en un sótano normal y corriente con barrotes normales y corrientes.

Luego están los gobiernos del mundo, que no hacen nada para salvar a los dinosaurios o para por lo menos evitar que caigan en malas manos.

Por cierto, vuelve, como conexión con las anteriores entregas, el doctor Ian Malcolm, aunque para lo que vuelve mejor se lo podrían haber ahorrado. Y se me olvidaba: también cogen al doctor Wu y le cambian la idiosincracia porque sí. Todo esto amen de mil errores y lagunas de bulto más.

Juan Antonio Bayona, el director de esta quinta parte, tras las cámaras es impecable. Elabora planos con mucha potencia. Pero es que el guión es el que es... Y con un guión semejante no se puede directamente trabajar.

Porque es que encima los diálogos son pestosos, los dilemas morales de baratillo, los personajes tontísimos, el humor muy flojo y a veces vergonzante y las escenas de acción están medio bien, ok, vale, pero es que con escenas de acción solamente no se vive. 

Hay además momentos verdaderamente ridículos como la lucha entre los dinosaurios y muchos hechos de la trama de la niña mencionada, y el desenlace es para echarle de comer aparte. En serio, que algo sea comercial es lo de menos, pero hay que hacerlo bien. No vale cualquier porquería y listo. Escribir un guión coherente no es tan difícil. 

"Jurassic World: El Reino Caído" es un despropósito de principio a fin, vergonzoso y patético, que se carga la esencia de una saga que a partir de aquí ya quedaría convertida en un "Die Hard" con dinosaurios. "Jurassic Park III" es incluso mejor que esta bazofia: con eso queda todo dicho. Mañana, la sexta entrega: otra que tal baila.

viernes, 24 de junio de 2022

JURASSIC WORLD. LA MEJOR SECUELA DE TODAS LAS DE ESTA MALOGRADA SAGA

JURASSIC WORLD de Colin Trevorrow - 2015 - ("Jurassic World")

La tardía secuela "Jurassic World", dirigida por Colin Trevorrow y que inauguraría en 2015, catorce años después de la horrenda "Parque Jurásico III", una nueva trilogía de la saga, me parece la mejor de las secuelas, valga la redundancia, que ha tenido dicha saga, valga de nuevo la redundancia. No es decir mucho, pero lo cierto es que pienso que verdaderamente es así. 

Se trata de una película ridícula y entretenida. Es eso lo que es, y no hay más. Divierte porque tiene acción solvente, porque tiene muchos dinosaurios corriendo de un lado para otro (y muchos nuevos), porque tiene efectos especiales bastante buenos y porque tiene homenajes a las otras películas que cumplen. 

Y es ridícula porque tiene despropósitos como un dinosaurio modificado genéticamente que cuela cogido con pinzas o como el hecho de que los seres humanos colaboran con los velociraptores para acabar con ese dinosaurio. 

Y también tiene bastantes cagadas que dan su vergüenza ajena como el ver a una chica con tacones corriendo a toda leche por la selva (y hasta con un tiranosaurio rex persiguiéndola) sin quitárselos. O ver cómo dos tipos se lanzan a ir en moto al lado de los mencionados velociraptores sin ponerse una mísera protección, un mísero casco: en vaqueros y camisa. Ole, ole y ole. 

Ah, y también un combate final bastante chorra en el que varios dinosaurios colaboran y luchan juntos contra una amenaza común. ¿Qué podría haber pasado? Pues no lo sé, no soy experto en dinosaurios, pero en la película queda cutre, muy cutre.

Los actores protagonistas, Bryce Dallas Howard y Chris Pratt, están bien y tienen química, y los secundarios cumplen. 

Las conexiones con el primer "Parque Jurásico", el de 1993, son correctas también y repite el mensaje crítico con el ser humano y su ansia por manipular a la naturaleza a su antojo para sacar beneficios económicos de ella (lo de intentar utilizar a los dinosaurios como armas del ejército me parece acertado y lógico en los tiempos que corren, todo sea dicho, y está bien expuesto y tratado). 

En conjunto, "Jurassic World" podría haber sido mucho mejor pero también mucho peor (como por ejemplo la infamia de su antecesora, "Parque Jurásico III", o sus inmediatas secuelas, que son horripilantes). 

Y por lo menos no es un maldito remake o reboot o como leches quieran llamarlos: es una cuarta parte que más o menos respeta la saga. Por desgracia, a partir de aquí esta saga terminaría de caer del todo en el abismo.

jueves, 23 de junio de 2022

PARQUE JURÁSICO III. A SEGUIR EXPRIMIENDO A LO CUTRE LOS RESTOS DE LA DINOMANÍA

PARQUE JURÁSICO III de Joe Johnston - 2001 - ("Jurassic Park III")

"El Mundo Perdido" era una secuela comercial y mediocre para exprimir a la gallina de los huevos de oro de su antecesora, pero "Parque Jurásico III" es ya directamente una burda infamia para sacar los últimos cuartos de los últimos coletazos de la saga, más que agotada y manoseada tras años de "dinomanía" masiva en 2001 (y no se pensaba entonces que llegaría el resurgimiento de viejas sagas de los ochenta y los noventa en el que estamos inmersos y que habría una nueva trilogía entera de ésta). 

Vuelve a ser el protagonista el paleontólogo Alan Grant (y Sam Neill no se ve con muchas ganas de interpretarlo y el aburrimiento lo transpira a leguas) y hay una familia desestructurada a la que hay que salvar de los dinosaurios y volver a unir (moralina americanita apestosa al canto). 

Steven Spielberg se larga a la producción y meten a Joe Johnston tras las cámaras, un realizador que a veces es un artesano excelente y que a veces (como aquí concretamente) es un completo mediocre. 

Dirección planita, escenas de acción repetitivas, efectos especiales que han empeorado, personajes sin relieve y secundarios cutres que son mera carne de carnívoro, homenajes obvios a las dos entregas anteriores, una historia que no interesa nada y un dinosaurio más grande con una cresta gigantesca como única novedad. 

Ah, sí, y escenas ridículas y vergonzosas como un tipo agarrándose a un pteranodon para poder volar y un móvil sonando en el estómago de un dinosaurio que los protagonistas escuchan en plena selva. ¡Toma ya! 

"Parque Jurásico III" es una bazofia terrible. Y, no obstante, y aunque en su momento no pareciese posible, por lo menos dos de las secuelas de la nueva y recién cerrada trilogía llegaron a ser todavía peores (y además se cargaron la esencia de la saga). Mañana empiezo con este nuevo tríptico de películas.

miércoles, 22 de junio de 2022

EL MUNDO PERDIDO. MÁS DINOSAURIOS, MÁS ACCIÓN Y MUCHO PEOR ARGUMENTO

EL MUNDO PERDIDO de Steven Spielberg - 1997 - ("The Lost World")

Steven Spielberg dirigió tal vez "El Mundo Perdido" con pocas ganas. El propio Michael Crichton escribió la secuela de su novela cuando no estaba inicialmente en sus planes azuzado por el éxito comercial de la película de 1993 y por el propio Spielberg, que tal vez buscaba otro nuevo taquillazo fácil después de haber rodado su película más arriesgada hasta entonces, "La Lista de Schindler", o que tal vez, simplemente, estaba saturado y cansado porque aquel mismo 1997 había estrenado también su nuevo drama histórico "Amistad". 

No lo sé, pero el caso es que "El Mundo Perdido" parece más bien una película de Renny Harlin, de Roland Emmerich, de Michael Bay o de un John McTiernan o un Robert Zemeckis en horas bajas. 

El tópico de "más y peor" se aplica aquí perfectamente, al igual que ocurría en la mencionada y horrorosa novela (comentada en esta etiqueta). La película tiene más dinosaurios (dos tiranosaurios, hay que doblar la apuesta por la espectacularidad), más escenas de acción y mucho menos guión. 

El protagonista ahora es Ian Malcolm (Jeff Goldblum), que es el personaje conexión con la anterior entrega y que cambia totalmente su carácter (ahora es menos esnob, menos cínico y más "del montón", un fallo de guión terrible), y los secundarios no tienen especial carisma ni aportan demasiado. 

La trama se reduce a acción, mucha acción, y a algunos apuntes argumentales dignos (o que por lo menos no dan vergüenza ajena) pero nada más.

Hay en la cinta errores de bulto como el hecho de que un personaje sacrifique su vida para salvar a los demás y a los demás su muerte se la traiga floja (error propio de las peores películas de terror cutre) y hay escenas ridículas como la que muestra a una niña que haciendo gimnasia le da una patada en la cara un velociraptor (en fin...). 

Y hay un desenlace muy cuestionado: el del Tiranosaurio Rex atacando la civilización, que a muchos les parece una chorrada y a otros les resulta acertado por tratarse de una ejemplificación de la crítica social sobre el mal uso de la ciencia que es marca de la saga. Este debate seguirá abierto (aunque con las dos últimas películas de dicha saga casi que puede que se haya quedado algo pasado ya). 

"El Mundo Perdido" puede ser esencialmente entretenida, pero no hace justicia a una primera parte fantástica y como conjunto es muy mediocre y funcional en el peor de los sentidos. No es nada propia de un director como Steven Spielberg.