sábado, 22 de enero de 2022

EL GRAN SALTO. UNA OBRA MAESTRA EN SU DÍA DENOSTADA DE LOS HERMANOS COEN

EL GRAN SALTO de Joel e Ethan Coen - 1994 - ("The Hudsucker Proxy")

Muy injustísimamente denostada en su día, "El gran salto" (horrenda traducción al español, una vez más) es una de las mejores películas de los hermanos Joel e Ethan Coen y una obra maestra que no desmerece de otras grandes anteriores como "Muerte entre las flores" y la inclasificable "Barton Fink" y de otras grandes posteriores. 

Cachondeándose de las clásicas y demasiadas veces azucaradísimas y ñoñas películas moralistas de "ascenso y caída y reascenso de un hombre hecho a sí mismo" que suelen ensalzar el Sueño Americano en marcos como el navideño (el más socorrido por lo fácil que es manipular sentimientos en estas fechas), los Coen narran una suerte de parodia de estas películas que homenajea además a clásicos como "Ciudadano Kane" de Orson Welles o las cintas de Frank Capra. 

En un mundo de estética de dibujos animados donde los rascacielos se estiran como el chicle y las oficinas son orwellianas, un absolutamente maravilloso Tim Robbins (en el que es uno de los más enormes papeles de su carrera) llega a la gran ciudad desde un pueblo de los USA profundos dispuesto a comerse el mundo con un invento que no es otro que el famoso "Hula Hop" y, como es completamente idiota, es vilmente utilizado por unos malvados accionistas de corte "dickensiano" para que dirija como un pelele la empresa que ellos pretenden manipular. 

Y aquí paro: sólo digo que la película es tan delirante como emotiva, tan absolutamente chorra como sin concesiones en sus críticas al capitalismo agresivo y a la falacia del mencionado Sueño Americano.

Porque bajo un envoltorio que puede parecer desenfadado y esperpéntico a secas, "El gran salto" lanza ataques a todos los flancos: al mencionado capitalismo salvaje, a los mercados financieros, al periodismo sensacionalista, al clasismo y al elitismo, a la corrupción, a los adictos al trabajo, al ansia por escalar como sea en la pirámide social y pisoteando a cualquiera que aparezca por medio. 

Pocas películas de los hermanos Coen presentan además un collage de influencias tan variado como ésta, y miren que los Coen aman estos collages: la estética es de cómic y de dibujo animado clásico, los referentes van más allá de los mencionados y tocan a otros clásicos contemporáneos del filme como "Brazil" de Terry Gilliam, hay cómo no un toquecito de cine negro en lo visual y hay escenas de absoluta antología como la presentación del protagonista, el desarrollo de su romance, su absolutamente chorra redención, la aparición del particular "Señor Scrooge" del filme (qué personaje, mamma mía) y, sobre todo, ese inolvidable combate final del bien contra el mal con ese "ángel" y ese "diablo" tan delirantes. 

No se puede olvidar, por supuesto, el papel de los secundarios: porque si Tim Robbins está maravilloso, Jennifer Jason Leigh está completamente brillante y lo mismo se puede decir de Paul Newman. 

"El gran salto" es, sin ninguna duda, una de las obras maestras definitivas de los hermanos Coen: el paso del tiempo la ha puesto en su sitio, desde luego.

viernes, 21 de enero de 2022

THE ABYSS. UNA GENIAL OBRA DE CAMERON QUE HA QUEDADO ALGO DESPLAZADA

THE ABYSS de James Cameron - 1989 - ("The Abyss")

Uno de los mejores filmes de James Cameron es "The Abyss", aunque haya quedado algo ensombrecido por obras suyas tan decisivas como los dos primeros "Terminator" o "Aliens. El regreso".

Cameron, siempre preocupado por la ecología, algo que está presente en todas sus cintas, crea una maravillosa fábula contra el militarismo y las armas nucleares ambientada en las profundidades del océano que mezcla con gran habilidad el suspense, el thriller, el drama y la acción y también un toque de cine de terror. 

Diversos personajes se encuentran en una misión de rescate de un submarino atrapado al borde de un abismo y, durante esta misión, comienzan a ocurrir cosas extrañas. 

James Cameron sabe equilibrar perfectamente todos los géneros mencionados y sabe tratar una trama que salta sin fisuras de la mencionada acción al intimismo e incluso a cierto minimalismo, lo cual no suele ser habitual en producciones comerciales de este género (en su día, por cierto, fue ésta la película más cara de la historia). 

Además, sabe crear y desarrollar a unos personajes geniales, llenos de conflictos y de humanidad, que se enfrentan por concepciones diferentes de su misión y que son perfectamente reconocibles en sus méritos, defectos y miedos. 

Están también maravillosamente interpretados por grandes como Ed Harris y por dos actores que en su momento tuvieron buenos papeles pero que no terminaron desarrollando, por desgracia, carreras duraderas: Mary Elizabeth Mastrantonio y Michael Biehn (ambos aquí muy bien, y el segundo además sorprendente como villano de la función). 

Sobra decir que el aspecto técnico es magnífico, con unos efectos especiales fantásticos (gérmen de lo que serían los inolvidables de "Terminator II. El Juicio Final" pocos años después) y con una ambientación claustrofóbica pero a la vez mágica y evocadora tremendamente bien lograda. "The Abyss" es una de las grandes obras de James Cameron, definitivamente. No se olviden de ella.

jueves, 20 de enero de 2022

LA SOMBRA DEL TESTIGO. UN THRILLER MENOR Y OLVIDADO DEL RIDLEY SCOTT FLOJO

LA SOMBRA DEL TESTIGO de Ridley Scott - 1987 - ("Someone to watch over me")

No sé debido a qué, pero tras la fallida "Legend" Ridley Scott se consolidó, durante un tiempo largo (hasta prácticamente la llegada de las excelentes "American Gangster" y "Red de mentiras"), en la producción mediocre o discretamente artesanal alternada con algún filme algo más destacado como "Thelma & Louise" o "Gladiator" y con auténticos e inexplicables bodriazos como "Tormenta blanca" o "La Teniente O'Neill". 

En esta etapa se encuadra "La sombra del testigo", un thriller aceptable pero nada más protagonizado por unos solventes Tom Berenger y Mimi Rogers y con una intriga que se sigue sin problemas pero que no dice nada ya hoy en día (se nota que la cinta es heredera de su justísimo momento, porque, aun siendo desagradables para quienes los viven, asuntos como el adulterio no suponen en nuestros días el increíble trauma social que aquí se plantea). 

En "La sombra del testigo" todo es correcto y todo es olvidable: los actores están bien pero no se quedan en la memoria, la historia es convencional pero no ridícula, el conflicto de clases que plantea no es el culmen del cine social pero funciona básicamente, la ambientación está bien recreada (con el habitual abuso de humo de la primera etapa de Scott) y todo el conjunto es en general agradable y distraído. Pero... Ya se acabó. 

Nada más hay en "La sombra del testigo", una obrita muy menor (y hoy muy olvidada) de este cineasta que comenzó su carrera de forma fulminante y que inexplicablemente se pasó casi dos décadas navegando algo a la deriva.

miércoles, 19 de enero de 2022

CRONOS. EL IMAGINATIVO Y VISUALMENTE BELLO DEBUT DE GUILLERMO DEL TORO

CRONOS de Guillermo del Toro - 1993 - ("Cronos")

Guillermo del Toro ha mantenido hasta ahora, en mi opinión, una carrera irregular. “Cronos”, que dirigió después de rodar algunos capítulos de la serie “La hora marcada”, fue su primera película y fue una historia intimista de vampiros sombría, delicada y poética, un debut apabullante y para muchos uno de sus mejores filmes. 

Coincido con ellos: el pistoletazo de salida de Guillermo del Toro me parece una película magnífica, una de esas pequeñas joyitas del cine fantástico que de vez en cuando surgen en un mar de mediocridad y que demuestran que con un presupuesto bajo pero con  un buen guión se puede realizar un producto excelente.

El director mexicano hacía en su primer largo una relectura novedosa e interesante del mito de los vampiros y, mientras entregaba un drama familiar cargado de esperanza, también reflexionaba sobre el paso del tiempo, la muerte y el concepto de eternidad. 

Todo ello dentro de una trama de intriga que atrapa desde el primer minuto, llevada con ritmo y agilidad, con diálogos destacados y justos y con unos personajes bien desarrollados y atractivos (Federico Luppi y Ron Perlman, dos de los actores habituales del director, aparecen ya aquí y se lucen). 

La ambientación es también genial: preciosa, con el toque justo entre realismo y magia que se introduce de golpe en el mundo cotidiano y lo enrarece, mientras que lo son de la misma manera los efectos especiales, un prodigio de imaginación además que ya dejaba bien patente la adhesión de Del Toro a mostrar en sus obras a los insectos como metáforas variadas. 

"Cronos" me resulta una película que del todo hay que reivindicar y que a veces creo que se ha quedado injustamente algo perdida dentro de la filmografía del autor.

martes, 18 de enero de 2022

DÉJAME SALIR. UNA EXPERIENCIA DESASOSEGANTE Y OSCURÍSIMA DE DENUNCIA

DÉJAME SALIR de Jordan Peele - 2017 - ("Get out")

El actor, cómico y desde hace poco director Jordan Peele debuta en 2017 en la dirección de largometrajes, valga la redundancia, con una de las películas que más me han inquietado y más mal rollo me han dado de los últimos tiempos: "Déjame salir". 

Críticas muy dispares la han marcado desde su estreno: está quien la adora y quien la odia. A mi me ha encantado, y en este revisionado que he realizado lo confirmo.

Sí, puede que su base "científica" no sea maravillosa (que tampoco lo sé; no soy un ducho en el asunto), pero a mi me ha tenido el filme de nuevo dos horas pegado a la butaca, sufriendo como un cerdo, con los pelos de punta constantemente, y eso es algo que muy pocos, pero muy pocos, son capaces de conseguir hoy en día, que está todo ya muy visto y que innovar es cada vez más difícil. 

No quiero decir mucho de "Déjame salir" por si queda gente por verla todavía. Es más, considero que esta es una de esas obras a las que hay que acercarse sabiendo solamente lo básico de su trama o prácticamente nada de ella. 

Sí tengo que comentar que es una experiencia chunga de cojones, así con todas las letras, y que tiene un ritmo fantástico que nunca decae y, a pesar de contar también con algunas trampas de guión, su desenlace es como rascar una pizarra con las uñas sin cortar. 

Funciona como filme de horror, pero también como denuncia social del racismo y de las teorías supremacistas más demenciales que al parecer perviven todavía en los USA más profundos. 

Los actores por otra parte están fantásticos (en especial el protagonista, Daniel Kaluuya, y la coprotagonista, Allison Williams), y la ambientación enrarecida pero sin efectismos cumple sobradamente. 

Además, a pesar de toda su oscuridad, el filme tiene un espacio para el humor y para las relaciones personales más entrañables. Combinación difícil en esta extraña y efectiva mezcla de géneros. 

La crítica de hoy va a ser corta, pero realmente no quiero decir nada más salvo que vean esta película y que se preparen para un show cuando menos desasosegante. "Déjame salir" es una de las revelaciones más frescas de los últimos años. Lo dicho: no se la pierdan si es que aún no la han disfrutado.

lunes, 17 de enero de 2022

UNA HISTORIA INMORTAL. ORSON WELLES TAMBIÉN RODÓ PELÍCULAS REALMENTE MALAS

UNA HISTORIA INMORTAL de Orson Welles - 1968 - ("Histoire Immortelle")

Orson Welles tenía que estar verdaderamente obsesionado con la ascensión y la caída de grandes personajes y con las "historias dentro de otras historias" y la ficción que toma vida. Su "Ciudadano Kane", su obra maestra, fue repetida con variantes en "Mr. Arkadin" y en ésta "Una historia inmortal". En ambas con poca fortuna: las dos son dos de las películas más flojas de toda su filmografía. 

"Una historia inmortal", rodada tras el nuevo batacazo que el director se metió con la espléndida pero en su día para variar infravalorada "Campanadas a medianoche", es un remiendo del mencionado debut del director pero muy fallido. 


wRodada en España con dinero de Francia
(con poco dinero y con problemas de producción una vez más), está espléndidamente economizada esta película para resultar visualmente preciosa. Y fin. 

La trama, que encaja cuentos dentro de otros como muñecas rusas, sigue a otro gran hombre que cayó en la desgracia después de llegar a lo más alto y otras historias que hablan de ambición, soberbia, bien y mal, corrupción, soledad, muerte, sexo, egoísmo y, por supuesto, trascendencia. 

A Orson Welles se le va ya aquí la mano con la pedantería y se pasa tres pueblos con los diálogos barrocos mientras a la vez intenta hacer virguerías argumentales forzadas. 

Por supuesto, él mismo interpreta al carácter principal, otro trasunto de Charles Foster Kane mezclado con los personajes pantagruélicos que ya interpretó en sus adaptaciones de obras de William Shakespeare o en "Sed de mal". Orson y su ombligo. 

Todo ello además acompañado de su habitual expresividad también barroca, con sus giros y ángulos de cámara ampulosos y con su visualidad desbocada, recargada y machacona.

Ese no es de todas maneras el problema de esta película: la visualidad de turno de la película de turno es el gusto de cada director. El problema es que "Una historia inmortal" es grandilocuente, pretenciosa hasta la náusea, cien por cien pedante, y con retorcimientos de guión que tratan de dar gato por liebre y hacer ver al espectador que hay más profundidad de la que parece donde realmente... Pues no la hay. 

Al César lo que es del César: hay directores, grandes directores, que también meten y metieron la pata, y el ego a Orson Welles le jugó muchas malas pasadas (junto con la incomprensión de la industria cinematográfica de su momento, pero ese es otro cantar y esa no fue nunca su culpa). 

Nadie puede negarle el ser uno de los grandes maestros del cine, y uno de los mejores y más incomprendidos. Sin embargo, sus patones los tiene, y "Una historia inmortal", una película aburrida de tanto ensimismamiento en la pedantería que dura una hora escasa y que se hace eterna, es uno de los grandes de toda su creación.

domingo, 16 de enero de 2022

LA ROCA. UN CLÁSICO DE LA ACCIÓN Y LA MEJOR PELÍCULA DE MICHAEL BAY

LA ROCA de Michael Bay - 1996 - ("The Rock")

Habitualmente, el cine de Michael Bay me parece aburrido: aburrido por predecible, aburrido por explotar siempre la misma fórmula de acción a veces delirante e interminable, aburrido por sus argumentos manidos, aburrido por su patriotismo rancio y maniqueo, aburrido por su glorificación tonta de la vida militar y aburrido por no ser más que un pretexto para lanzar el mencionado mensaje patriotero y para desplegar un espectáculo de efectos especiales de lujo desaforado. 

Sin embargo, también tengo que decir que “La Roca”, su segunda película y la que terminó de lanzarle a la fama (la anterior es la primera entrega de “Dos policías rebeldes”) me parece una película de acción excelente y, sobre todo, divertidísima. 

La trama es simple: un viejo héroe de guerra (un muy carismático Ed Harris) toma la antigua cárcel de Alcatraz con 81 rehenes y amenaza con lanzar 15 misiles letales sobre la Bahía de San Francisco si no se indemniza a las familias de un grupo de veteranos de las fuerzas especiales fallecidos en combate. 

Para pararle los pies, envían a un experto en armas químicas (Nicholas Cage) y al único preso que logró escapar de Alcatraz (Sean Connery). Lo que sigue es, se lo imaginan, acción, acción, acción, acción y acción. Pero acción imaginativa, divertida, lógica y realista dentro de su “lógica interna” (la de los filmes de acción más clásicos), espectacular sin caer en la idiotez, bien coreografiada y con un toque canalla que no cae en la fanfarronería imbécil. 

El estilo visual utilizado por Michael Bay es el videoclipero, aunque aparece en todo momento medianamente comedido (es decir: no estorba el visionado de la cinta), y la violencia de la que hace gala la trama, frenética sin caer en lo excesivamente gratuito, es vistosa, brutal e impactante (en su día, la película fue realmente sangrienta, incluso para lo que los fans del cine de acción estaban acostumbrados). 

Por otra parte, el dúo protagonista es verdaderamente carismático y el personaje de Ed Harris presenta una mínima profundidad como villano de turno (aunque esta profundidad no sea más que otra excusa para glorificar al ejército y al patrioterío barato). 

“La Roca” es un clásico del cine de acción, un género que, a pesar de estar repleto de morralla, a veces entrega obras verdaderamente destacadas y entretenidas.

sábado, 15 de enero de 2022

LAYER CAKE. UN THRILLER SOBRIO Y ELEGANTE COMO DEBUT DE MATTHEW VAUGHN

LAYER CAKE de Matthew Vaughn - 2004 - ("Layer Cake")

El productor en sus inicios Matthew Vaughn, que hoy se ha convertido en un excelente director (autor de las joyas "Stardust", "Kick-Ass" y "X-Men: Primera generación") debutó en 2004 con su primer filme, "Layer Cake", una película negra muy estilizada que, aunque no mostraba nada nuevo, despuntaba como un excelente thriller en todos los aspectos. 

La historia nos la sabemos, e incluso está emparentada en algunos aspectos con películas del mismo género que Vaughn produjo como "Lock & Stock" y "Snatch" de su amigo Guy Ritchie: un señor de las drogas quiere dejar el negocio para jubilarse tras haber hecho una pequeña fortuna pero las cosas no le salen como esperaba, ya que el que va a ser el último de sus encargos, el ultimísimo de sus trabajos, se le va de las manos y su vida termina siendo un auténtico infierno. 

Se imaginan lo que hay: drogas, más drogas, violencia, ajustes de cuentas, sexo, colegueo que después no lo es tanto, jovencitas hijas de mafiosos a las que salvar, policía pisándo los talones de los criminalillos de turno, mucho lujo y despilfarro y un cierto cinismo en el guión y por supuesto humor negro. 

El tono de la película se aleja sin embargo de las del mencionado Ritchie para presentar una trama más realista, menos desquiciada, con personajes más "serenos" y creíbles y más enraizada en el drama que en la comedia.


Daniel Craig
, ya despuntando poco antes de saltar definitivamente a la fama como el genial James Bond que sucedió a Pierce Brosnan y reinició la entonces agotada franquicia de 007, hace un excelente y comedido papel y resulta extremadamente creíble: un traficante real de gustos exquisitos y esnob pero con un lado humano, un comerciante que cree que en algún futuro las drogas se legalizarán y que se ve a sí mismo como a un empresario normal y corriente y tan respetable como otros "legales". 

Pivotan alrededor de él otros personajes igualmente creíbles (interpretados por un excelente elenco que incluye a grandes como Sienna Miller, Michael Gambon o Tom Hardy) y asuntos que ya conocemos como la redención o la imposibilidad de salir de un ambiente podrido y corrupto. 

Dicho ambiente recreado, basado en sobrios paisajes urbanos y en interiores de aire industrial coloreado con asépticos amarillos y azules, está excelentemente fotografiado y la banda sonora es muy buena y está muy bien elegida (desde Kylie Minoge a Duran Duran pasando por Joe Coker o Lisa Garrard). 

"Layer Cake" es un thriller negro excelente, con estilo y con un apabullante buen hacer. No muestra nada nuevo, pero lo que muestra lo muestra con arte y conciencia de lo que muestra. Muy destacado el debut de Matthew Vaughn.

viernes, 14 de enero de 2022

A GHOST STORY. UNA EXPERIENCIA SENSORIAL Y EMOCIONAL ÚNICA PERO CON ALTIBAJOS

A GHOST STORY de David Lowery - 2017 - ("A ghost story")

"A Ghost Story", para muchos la mejor película de David Lowery hasta la fecha, para otros una obra sobrevalorada y horrible, es una de esas creaciones que estará siempre, pienso, rodeada de la polémica. 

Es una película arriesgada, que no está hecha para gustar a todos, en la que se narra una historia de amor a través del tiempo que sirve al director para reflexionar sobre el propio paso del tiempo, sobre la vida y la muerte, sobre el miedo ante el vacío de la existencia y del universo, sobre el apego a los lugares, sobre la evolución de la humanidad y sobre el estado cíclico de la historia (son los asuntos principales que veo yo por lo menos aquí tratados). 

El filme juega con la figura de los fantasmas clásicos, los de manta blanca con agujeritos para los ojos, para tratar asuntos trascendentales y duros. 

"A Ghost Story", de la que no quiero contar mucho porque creo que debe ser afrontada desde una "virginidad" casi total, me parece que está constantemente a caballo entre la genialidad y la pedantería. 

Creo que tiene momentos maravillosos (la conversación en la fiesta es absolutamente soberbia) y otros pretenciosos sin sentido que tratan de rizar el rizo de una profundidad impostada. 

Creo, por otra parte, que su concepto estético es originalísimo y su visualidad maravillosa, pero también que es excesivamente larga para lo que cuenta (y cuando 87 minutos se hacen largos es que algo no termina de funcionar). 

Y creo también que sabe crear con maestría emociones muy hondas como el sentimiento de pérdida, de terror ante el vacío o de nostalgia ante el irremisible paso del tiempo pero, a la vez, creo también que deja algunas lagunas de guión que no terminan de hilarse del todo.

En conjunto, me gustan muchas cosas de esta obra única y verdaderamente valiente, que huye de caer en los tópicos y en los lugares comunes sin cesar, pero he de decir que por desgracia también muchas otras me sobran. 

Pienso que pudo haber sido más redonda sin bastante paja de la que tiene metida con calzador (sobre todo en su parte final), pero también opino que es una experiencia sensorial y emocional que ha de ser vivida y que Lowery sabe darle un planteamiento novedoso a algo que a priori estaba ya bastante visto. 

La pareja protagonista, por cierto también protagonista de "En un lugar sin ley" del propio Lowery, está excelente. Sobre todo Rooney Mara, que protagoniza una escena que pone los pelos de punta. 

"A Ghost Story" es puro altibajo, riesgo (muy valioso siempre) para echar a volar culminado con un aterrizaje forzoso. Independientemente de todo esto, David Lowery se confirma ya aquí como uno de los directores más interesantes de nuestro panorama de hoy. 

jueves, 13 de enero de 2022

CORRE, LOLA, CORRE. UN COLLAGE ESTÉTICO BELLÍSIMO, ORIGINAL Y FRENÉTICO

CORRE, LOLA, CORRE de Tom Tykwer - 1998 - ("Lola rennt")

"Corre, Lola, corre" fue la película que terminó definitivamente de catapultar a la fama a Tom Tykwer tras las también buenas "Mortalmente María" y "Soñadores", que ya le habían afianzado como joven promesa del cine europeo de su momento. 

Fue un gran éxito de taquilla en Alemania, el país del director, y rápidamente se transformó en una película de culto en todo el mundo y empezó a cosechar premios. 

"Corre, Lola, corre" es uno de los filmes de corte "independiente" más famosos de la segunda mitad de los años noventa. La premisa, muy original entonces, es simple: Lola tiene que conseguir una enorme suma de dinero (100.000 marcos alemanes de entonces -el euro aún no circulaba, aunque estaba a punto de hacerlo-) en solamente veinte minutos porque su novio Manni, un mafiosillo de poca monta, ha perdido en el metro esta misma suma, la cual debería entregar a su jefe. 


El filme es una reflexión sobre el azar
, o al menos así lo concibo yo: Tykwer nos presenta tres historias diferentes en las que pequeños gestos de este azar cambian radicalmente la vida no sólo de Lola y de su novio, sino de todos los personajes que se van encontrando a su alrededor en su loca carrera (desde un mendigo hasta una oficinista pasando por simples transeúntes de los que no sabemos nada más). 

En cada una de las tres historias los diferentes personajes encuentran la felicidad, la desgracia o un camino intermedio entre ambas. Sorprende el desenlace del filme: no me esperaba en absoluto la culminación de la tercera historia. Además, el guión tiene un buen equilibrio entre el drama y el sentido del humor y sus personajes, algo freaks, tienen carisma.

"Corre, Lola, corre" es también, a nivel visual, una maravilla, y una demostración de que, aún abusando de las influencias videocliperas (de las que se abusaban en efecto demasiado en los años noventa y a principios de la década siguiente), se puede tener un buen gusto estético. 

Tom Tykwer mezcla en su tercer filme toda clase de influencias a ritmo frenético: el mencionado videoclip, la animación (estas secuencias son especialmente maravillosas), blanco y negro y color, replays, granulados. Todo encaja a la perfección y sin fisuras, y todo le otorga al filme una personalidad indiscutible y bella. 

Además, Franka Potente entrega un papel genial que la convirtió en un icono del cine moderno (ella corriendo con su pelo rojo fuego es ya una imagen recurrente). 

"Corre, Lola, corre" es un ejemplo perfecto de que con una trama simple (porque realmente no es nada del otro mundo, aunque esté bien llevaba) se puede desarrollar una obra redonda, innovadora, fresca y novedosa.